Amores históricos del Ecuador

Amores históricos
Esta fue la noche en que se rompió el amor. Seguimos visitando esquinas y casonas del Centro Histórico junto al investigador e historiador Héctor López Molina de Los Ladrillos de Quito. Esta vez nos detuvimos en la Casa Museo Sucre para conocer la historia de María Manuela Carcelén y el Marqués de San José. Del amor al odio, hay un paso - mejor dicho, - unas copas de más. Te cuento el porqué.
Esta fue la noche en que se rompió el amor. Seguimos visitando esquinas y casonas del Centro Histórico junto al investigador e historiador Héctor López Molina de Los Ladrillos de Quito. Esta vez nos detuvimos en la Casa Museo Sucre para conocer la historia de María Manuela Carcelén y el Marqués de San José. Del amor al odio, hay un paso - mejor dicho, - unas copas de más. Te cuento el porqué.
«María Manuela Carcelén y Larrea era la hermana menor de Mariana Carcelén, esposa de Antonio José de Sucre; de cariño, le decían Mariquita. Su historia es de desamor y culmina precisamente en esta casa.” Héctor empieza así este insólito relato.

A principios del siglo XIX Mariquita vivió en lo que hoy es el Museo Casa de Sucre; que detalla Héctor, originalmente era propiedad de la familia de los Marqueses de Solanda y Villarocha.

Por aquel entonces, Mariquita se enamora perdidamente de su primo, Manuel María José Modesto Larrea y Carrión, segundo Marqués de San José. Este prócer de la Independencia ecuatoriana era quince años mayor que su prometida, viudo y con hijos. A pesar de que ambas familias se opusieron a este enlace, terminan casándose el 12 de abril de 1835.

Las cuatro hermanas Carcelén, en su juventud, eran reconocidas por tener un gran sentido del humor, explica Héctor y agrega: “Tenían una hacienda a las afueras de Quito, en Conocoto, lo que hoy se conoce como el Palacio de El Deán, un lugar de descaso y en donde hacían celebraciones y fastuosas reuniones.”

Modesto Larrea y Carrión. Segundo Marqués de San José. Foto: Vía Mía Blog
El Palacio de El Deán, su construcción data del s. XVIII. Foto: Arq. Rocío Insuasti, El Deán.

Una noche de copas, una noche loca.

“En una de las fiestas que brindaron los esposos fue, justamente, en el Palacio de El Deán. Esa noche las hermanas Carcelén, entre chiste y licor, deciden emborracharle al flamante esposo, atándolo de pies y manos a una silla,” detalla el cronista.

Luego, -continúa Héctor el relato,- el marqués aún mareado y algo ebrio, sale a tomar aire fresco por la propiedad, y lamentablemente, cae en un riachuelo y por poco muere ahogado. El caballero, logra recuperarse y se marcha molesto de la fiesta; sin despedirse ni de su esposa, ni de su familia.

Regresa a Quito y le comenta a su mamá que tenía la razón, que Mariquita Carcelén no era la mujer ideal y tranquila que él pensaba, ni que era apta para ser madre de alguno de sus hijos. El decide no volver a vivir con la aristócrata quiteña, poniendo fin a su fugaz matrimonio.

Casa Sucre, su refugio.

Mariquita, desolada y triste, se pasa a vivir a la casa en la que había crecido. Para ese entonces; la casona estilo colonial, la había heredado a su hermana Mariana, Marquesa de Solanda y más tarde la compraría su cuñado, el Gran Mariscal de Ayacucho.

El Marqués de San José, al llegar la república, fue nombrado como Embajador del Ecuador ante el Vaticano y consiguió la anulación papal de su matrimonio con María Manuela Carcelén y Larrea. Más tarde se casaría por tercera vez con la riobambeña María Donoso de la Carrera y Zambrano.

La vida de la noble quiteña, transcurrió en soledad entre los corredores y patios de esta casa junto a su hermana Mariana.

Mariquita no volvió a ver al Marqués, una broma pesada y unas copas pasadas terminaron ahogando al amor de su vida.

Actualmente, la mansión de El Deán está en manos privadas y funciona como casa de eventos sociales. familiares y corporativos. Está ubicado en Conocoto en el valle de los Chillos. la Av. Marquesa de Solanda 246 y Abdón Calderón, vía al Colegío La Salle. Fotos cortesía: Arq. Rocío Insuasti, El Deán.

Escrito por: Rosanna Mancino

Soy periodista de vocación y profesión. Llevo veinte años contando y encontrando historias. He trabajado para diferentes medios de comunicación, escritos y televisivos como reportera, editora, realizadora, productora, periodista y directora; haciendo periodismo con propósito, ética y compromiso. Siempre hay algo nuevo que descubrir, ver, aprender y comunicar; y eso, me apasiona.

25 Comentarios

  1. verena

    Chevere historia, visite en mi niñez muchas veces el Dean, ya que estuvo en manos de mi tio abuelo Miguel Eduardo Teran, y ellos también organizaban siempre eventos y reuniones. En efecto estar alli era transportarse en el tiempo e imaginar cada historia sucedida.
    Volvi hace poco a ver como estaba la hacienda y su casa,
    me dio mucha nostalgia ver en lo que se ha convertido.

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Hola Verena, me alegra que hayas recordado tu infancia, gracias por compartir. Tengo entendido que mantener en pie, y en buen estado, las propiedades patrimoniales como la Mansión de El Deán es muy complicado y costoso. Hace poco supe que estaba en venta. Un abrazo y que tengas una gran semana.

      Responder
    • Anabella Mirowski (Aeroconcierge)

      Que interesante poder mirar los espacios a través de las vivencias de sus habitantes. Es la historia chica, la que no sale mucho en los libros de las epicas de la Colonia, pero que muestra lo humano, lo cotidiano. Gracias por compartir esta historia de amor y desamor.

      Responder
      • Rosanna Mancino

        Anabella muchas gracias por leerme y por tus palabras. Me encanta saber que te interesó esta historia. Que tengas un lindo inicio de semana. Saludos.

        Responder
  2. Kate

    Esta es una historia tan interesante! Mi esposo y yo visitamos Ecuador hace muchos años, ¡pero ahora quiero volver! Muchas gracias por compartir.

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Gracias Kate, me alegro que te haya interesado esta historia. Bienvenidos siempre a Ecuador!

      Responder
  3. Jenny

    Me Encantó esta historia de Mariquita y el Marqués de San José. Nunca la había escuchado. Tengo tantos amigos ecuatorianos y la
    Próxima vez que nos reunamos los sorprenderé comentándoles sobre esta historia 😉 gracias por compartir

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Jajaja, seguro Jenny que los sorprenderás son historias ordinarias, pero que al venir de estos ilustres personajes, se convierten en extraordinarias. Saludos!

      Responder
  4. Yasmari

    Me encanta leer este turismo de Ecuador con historia, conocía algunas partes de la misma pero no toda. Me encanta tu blog de travel Blogger

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Yasmari, muchas gracias, me hace muy feliz saber que te gusta y te interesa conocer a través de Vía Mía Blog, más sobre mi Ecuador. ¡Saludos!

      Responder
  5. Estefania

    Cada vez que entro en Vía Mia Blog me entran unas ganas enormes de visitar Ecuador. Que país tan bonito, lleno de historia, contrates… me ha encantado la historia de María Manuela Carcelén y el Marqués de San José. Espero seguir leyendo más artículos como este

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Muchísimas gracias Estefanía por tu mensaje. Me alegra saber que te interesa mi blog y que tienes ganas de visitar el Ecuador. Bienvenida siempre!

      Responder
  6. Miguel

    En los muchos años que viví en Quito, nunca escuché esta historia, ni llegué a conocer de el Deán, o que Conocoto escondía este tesoro patrimonial. Me reí leyendo de esta “travesura” de Doña Mariquita, me recuerda a alguna gente que conozco – aunque no llegarían a atar a nadie para darles de tomar, o por lo menos eso espero!🤣. Un abrazo cordial desde el otro lado del mundo.

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Miguel, muchas gracias por leerme, me alegra tanto saber que disfrutaste de esta historia y también de saber que no ataría a nadie para darle de beber.. jajaja Saludos y buen inicio de mes.

      Responder
  7. MARÍA AUGUSTA JÁCOME

    Jajajajaja estas hermanitas locas, despierta pasiones. Sigue tus recorridos por favor!!!!!

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Hasta aquí pude escuchar esas carcajadas picaronas, Me alegro que le interesó y agradó esta historia. Moraleja: Cuidado con las copitas de más. Saludos Augus

      Responder
      • Pedro ArIsteguieta

        Hola Rosanna, me encantó la historia del
        Marqués y la hermana de la marquesa. Te consulto: cuántas veces se casó Mariana Carcelen y Larrea, la marquesa de Solanda, tengo entendido que se había casado dos veces, la primera con el mariscal Sucre en 1828 por poder, la segunda con el general Isidoro Barriga en 1831. Me queda la duda si se casó con el doctor José Baltazar Carrión y Torres en 1851, se que esa pareja tuvo una hija: Mercedes Soledad Carrión Carcelén, pero creo que fue sin estar casados. Saludos desde Caracas. Pedro Aristeguieta, descendiente directo de un hermano y una hermana del mariscal Sucre

        Responder
        • Rosanna Mancino

          Buenos Días Pedro. He consultado con mi fuente, el Historiador Héctor López Molina, y efectivamente me dice que es un tema de debate entre los genealogistas ecuatorianos. Como bien lo anota usted, en aquella época era un tema tabú. Aparentemente, sí habría un secreto, una hija y un tercer matrimonio de la Marquesa. No tenemos la confirmación que esa acta de matrimonio exista aún. Al parecer, sí se casaron, y el secreto sería este tercer matrimonio. La hija, Mercedes Soledad Carrión Carcelén, sería la hija y descendiente directa de la Marquesa de Solanda, y por lo tanto su «chustíaabuela»… Gracias por su inquietud e información, muy interesante y enriquecedor para esta historia. Saludos cordiales.

          Responder
        • David

          Yo soy descendiente de Mercedes Carrion…

          Responder
          • Rosanna Mancino

            Wow! qué increíble David! gracias por leerme y escribir. Si tienes información que pueda ser de interés te agradecería la compartas. Saludos!

  8. Andres Larrea

    Hola estimada Rosanna Mancino, tal vez sabe donde puedo encontrar mayor información sobre Mercedes Soledad Carrión Carcelén.

    Responder
    • Rosanna Mancino

      Hola Andrés, te recomiendo seguir y consultar a Héctor López Molina, historiador y fundador del blog de Los Ladrillos de Quito, lo puedes contactar a través de us página web, en FB o IG: @losladrillosdequito Saludos.

      Responder
    • David

      Yo soy desendiente de Mercedes soledad carrion.. mamita mechi.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a mi boletín,
recibe artículos y descuentos especiales.




Posts relacionados

La Plaza Grande en Quito: 10 imperdibles

La Plaza Grande en Quito: 10 imperdibles

Recorrer y conocer la Plaza Grande es conectarse con el corazón de la ciudad. Los valores, costumbres y las tradiciones de los quiteños están vivos en cada una de sus cuatro esquinas. Te propongo 10 opciones para recorrerla y conectar con su fascinante historia.

Fotos cortesía: Jay Vandermeer

leer más
La Procesión Jesús del Gran Poder: Tradición religiosa en Quito.

La Procesión Jesús del Gran Poder: Tradición religiosa en Quito.

Viernes Santo en Quito
El lente del fotógrafo JuanK Paredes nos transporta al corazón mismo de esta manifestación de fe que se vive durante ese día santo; el escenario, el místico Centro Histórico de Quito. Entre imágenes, símbolos y personajes, JuanK logra llevarnos a una de las procesiones más grandes de Latinoamérica, y conmovernos. Aquí, en Vía Mía Blog, te cuento algunos datos, personajes y curiosidades que debes conocer.

leer más
4 Imperdibles de la Base Militar de Salinas

4 Imperdibles de la Base Militar de Salinas

Por alguna razón, al viajar tengo cierta atracción por lugares que son o fueron prohibidos. Este es el caso de la Base Militar de Salinas; su ingreso estuvo restringido durante años; pero hoy, parte de su estrategia es apoyar y abrirse al turismo.

leer más
Translate »